El desafío climático: el invierno en Francia

Ivana Jimenez
 Dans Article de Ivana, Culture, HomeSweetHome, SacresFrançais

Article aussi en: fr

Colores de otoño

Noviembre llega y la caída de las hojas marca el fin del otoño. Si, lamentablemente winter is coming. Para muchos de nosotros, el frío, la nieve, la excesiva cantidad de viento o simplemente ver números  negativos cuando revisamos el clima no forma parte del día a día en el cual crecimos.

A diferencia del año pasado, el cambio de temperatura esta vez fue bastante particular: algunos días soleados y de repente estábamos con tres capas de ropa y una factura de electricidad que no para de aumentar. Como pudieron darse cuenta en estas pocas líneas, sobrevivir en invierno no es nada fácil.

Cuando llegamos a Francia, es complicado prever un outfit que vaya bien con todos los tipos de clima. En mi caso, viniendo de un país del trópico donde la temperatura más baja roza los 18 grados, los abrigos y los gorritos son meramente accesorios. Justamente, me pasó que al llegar no estaba preparada para el frío. Es cierto que donde vivo—Poitiers—no cae nieve pero sí conocemos el frío y sobretodo la lluvia. No, cuando salgo no pierdo mis pies en capaz blancas heladas pero sí me ha pasado que llego a clases con las botas llenas como piscinas.

¡Abrigo, bufanda y gorro!

img_6901

Un consejo, revisen el tipo de clima de la ciudad en la que van a vivir, así podrán comprar, con un margen de tiempo suficiente para no tener sorpresas con los cambios repentinos de temperatura, la ropa necesaria para no derretirse en verano o volverse una escultura de hielo cada vez que salgan a la panadería.

Frío implica estar enfermo. Es normal tener gripe los primeros días de invierno, el doliprane se volverá su mejor amigo sin olvidar las tazas de té calientes antes de irse a la cama. Poco a poco el cuerpo se va acostumbrando y la vida sigue como si nada, o por lo menos eso espero. La mayoría de los estudiantes llega a Francia en verano, en agosto o incluso antes, hay sol y está fresco, son las condiciones ideales para tomar un trago en las terrazas o salir a broncearse. Sin embargo en invierno, prepárense para perder su color tropical y ver las marcas del bronceado desvanecerse. Pero no hay que preocuparse, en las terrazas ofrecen mantas para cubrirse y poder continuar con las salidas. Además, ¡es el momento ideal para degustar un buen vino caliente en exteriores! No obstante, no podemos contar con las mantas de los restaurantes para todo el invierno, en algún momento hay que volver a casa. No hay que entrar en pánico. Primo del aire acondicionado, la calefacción está aquí para salvarnos la vida.

A gas o eléctrico, nos encanta en todas sus formas y colores.

Chauffage à gaz
Chauffage électrique

Antes de escoger su nuevo apartamento—su nuevo lugar feliz—es importante revisar si la calefacción es a gas o eléctrico, ya que esta última opción es un poco más cara ya que saldrá en su factura de electricidad junto con el consumo de agua caliente y la luz del apartamento. Aunque no lo crean, es en estas fechas que damos gracias por haber escogido el estudio de 17m cuadrados en vez de uno más grande: mientras más pequeña es la superficie más rápido se calienta.

Si tienen la posibilidad, escojan un estudio que esté en la mitad del edificio, ¡así tendrán el calor de sus vecinos! El último piso, en la mayoría de los edificios modernos está bien aislado. En el caso de las infraestructuras más antiguas, corren el riesgo de tener que dormir con dos colchas y un par de calcetines.

Pero no todo es gris y triste, como todo, esta época tiene un lado bueno ¿Lo mejor del invierno? Yo diría que es la excusa perfecta para tomar chocolate caliente y pasar el día en la cama. Aunque los días parezcan más cortos debido a los amaneceres tardíos y los atardeceres tempranos, es el momento ideal para leer un libro o comenzar una nueva temporada de su serie favorita (¡sin olvidarse de ir a clases de vez en cuando!)

Cobija + Té = ¡La tarde perfecta!

Start typing and press Enter to search